Todos somos seres de Luz, y de acuerdo a nuestro libre albedrío, hemos venido voluntariamente a este curso de Humanidad y como tal hay que ser consecuente y disfrutarlo.